Actualidad

#Paremos el acoso callejero: El Internet como herramienta para combatir la violencia contra la mujer



Hace casi un año se aprobó la Ley que sanciona el acoso sexual callejero contra la mujer; sin embargo, este realidad aún no ha cambiado.

El acoso callejero es un mal que afecta a millones de mujeres en el país. Aunque, muchas veces, se manifiesta, a través de gestos y expresiones, supuestamente inocentes, se trata de un acto que atenta contra la dignidad y vulnerabilidad de las féminas y que merece ser sancionado. Según algunos colectivos que luchan contra el acoso callejero, la violencia hacia las mujeres es considerado como una violación de los derechos humanos y una expresión de poder, dominación y control sobre el cuerpo y la vida de las mismas.

El acoso sexual hacia las mujeres en la calle puede ser físico, psicológico y cibernético. Sin embargo, a pesar que el Internet es una plataforma que ha fomentado este tipo de hostigamiento, también es una herramienta que ha sido utilizada por organizaciones, la sociedad civil y ONGs,  para combatir la violencia femenina. Paremos el Acoso Callejero es un proyecto de acción e investigación fundado en la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) que junto con la herramienta de mapeo participativo de la plataforma Datea.pe, permitieron que los usuarios informen sobre los incidentes de acoso ubicándolos en el mapa. Desde el 2013 comenzó a recibir cientos y cientos de denuncias.

Mirada intimidantes, tocamientos indebidos, frases obscenas, entre otras manifestaciones de acoso, son las denuncias que se leen a diario en la plataforma de Incidentes de Acoso Callejero con el Hashtag de #Dateoacoso. Este portal donde las denunciantes ubican en el mapa el lugar donde han sido atacadas ha recogido un aproximado de 900 casos de diferentes zonas del Perú. Estos fueron registrados en el momento que sucedieron. Según la data del portal web, la mayoría de mujeres ha denunciado casos de acoso callejero comentarios y ‘piropos’ desagradables.

LEY QUE SANCIONA EL ACOSO CALLEJERO

El 4 de marzo del 2015 el congreso de la República del Perú aprobó un proyecto de ley para prevenir y sancionar el acoso sexual en espacios públicos que previene y sanciona el acoso sexual callejero. Luego de años de intenso trabajo para poner el tema en la agenda pública, la mesa parlamentaria de mujeres liderada por la congresista Rosa Mávila invitó al colectivo “Paremos el acoso callejero”. El 2 de junio del 2014 ingresó el proyecto de ley y fue debatido el 4 de marzo del 2015. Durante un debate se aprobó la parte preventiva del proyecto, en la cual se involucra a  Gobiernos Regionales y a los Ministerios de Educación, Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Ministerio del Interior, Ministerio de Transporte y Comunicaciones y el Ministerio de Salud para establecer, incorporar y brindar procedimientos y medidas de prevención contra el acoso sexual en espacios públicos.

La "ley de prevención, atención y sanción del acoso sexual en los espacios públicos y de reforma del Código Penal" fue aprobada por 76 votos a favor, cero en contra y dos abstenciones en el primer plenario de la segunda legislatura ordinaria del período 2014-2015.

DATEA EL ACOSO CALLEJERO

A través de un mapa interactivo y con el uso del hashtag #Dateoacoso miles de mujeres informaban y denunciaban sus experiencias de acoso callejero. En el mapa ubicaban el lugar exacto donde fueron atacadas y qué tipo de violación contra su integridad sufrieron. Entre los más comunes se pueden encontrar los silbidos obscenos en las calles, frases subidas de todo de trabajadores de construcción, seguimientos y hostigamiento, rozamientos en el transporte público, entre otros.

El acoso callejero está en todos lados. Según la información que provee el portal Datae.pe se han registrado denuncias de distintas zonas que incluyen distritos residenciales y los barrios más pobres de Lima. Según las denuncias, se puede observar que el hostigamiento en el espacio público no solo es frecuenta en los lugares más marginales de Lima sino también en los estratos más altos. Muchas chicas han informado que han sido vulneradas en el distrito de San Borja, Miraflores, La Molina, San Isidro y Surco. Por lo general, la modalidad de estos acosadores es ‘piropiar’ desde sus autos con el que pasan a toda velocidad, evitando así que una tenga oportunidad de defenderse.

Otros de los casos que se puede encontrar en #Dateoacoso es que las mujeres no solo sufren de una agresión física, sino también verbal cuando han tratado de defender. Según las denuncias, si una joven le contesta al agresor, este empieza a insultarlas, a tildarlas de feas, a corretearlas e incluso a hasta encararlas, llegando al punto de tocarlas. Este es el caso de una chica que pasaba por una obra de construcción en Lince. La joven pasó por la misma vereda donde se realizaba dicha obra y todos empezaron a decirle frases subidas de tono, cuando ella se defendió un hombre de aproximadamente 35 años, según cuenta, bajo y le tocó las nalgas diciendo “bien que te gusta y te haces derogar” Ante semejante agresión la fémina trato de defenderse tirándole una patada en los genitales. Finalmente logró escapar, mientras los demás obreros celebran la agresión.

NO HAY RESPETO

Según la información que nos brinda el porta de Paremos el Acoso Callejero en colaboración con Datea.pe los agresores no tienen respeto por las personas mayores como las madres ni mucho menos hacia los más pequeños. Hay un gran porcentaje de denuncias en el cual decenas de mujeres han sido ofendidas frente a sus hijos (as) de 7, 5, 3 años de edad. Otros casos en el cual las jóvenes han sido ‘piropeadas’ al lado de sus madres o parientes. “Estaba regresando del hospital con acompañada de mi abuela y en un semáforo en rojo un taxi lleno de ''chibolos lacras'' empezaron a silbarme aun estando mi abuela a mi costado, me pare los mande a la mierda y empezaron a insultarme y a decirme ''o flaca tranquila flaca''.

Otra alerta que se debe tener en cuenta, según esta información, es que los agresores callejeros no solo son los hombres menores de 35 años sino también personas mayores de 45 años. Gran cantidad de las denuncias provienen de mujeres que han sido agredidas por hombres de edad.

PENALIDAD

Si una mujer es víctima de acoso en un espacio público la pena de cárcel puede llegar a los 12 años si el acoso sexual tuviese un carácter degradante o causase algún tipo de daño físico o mental en la víctima que el perpetrador haya podido prever.

La edad también condiciona la cantidad de años para un acosador. La sentencia puede llegar a los 10 años si su víctima tiene menos de 7 años. Asimismo, será de hasta 9 años de cárcel si fuera un menor de 10 y de 8 años si fuera un menor de 14.

Otros agravantes considerados son la violencia o las amenazas. En esos casos, la pena llegaría a 5 años. Si el acosador es docente, auxiliar o tiene otra vinculación académica que lo vuelva una autoridad sobre su víctima, la pena será de 7 años.

#Dateoacoso es una herramienta hecha exclusivamente para denunciar el acoso en los espacios públicos. Informa y difunde para hacer valer tus derechos. Paremos el acoso callejero en la ciudad y a través de esta gran iniciativa que nos brinda el internet.

Contáctanos


¿Te interesa saber más acerca de nuestro trabajo? ¿Te gustaría colaborar con alguno de nuestros proyecto o co-organizar un taller en tu organización o universidad? Escríbenos:

info@odpe.org